Carillas Dentales

Cuando lo que se necesita es cambiar suavemente el color de los dientes frontales o hacer leves modificaciones a la forma de estos mismos, las carillas de cerámica son una excelente alternativa. Son estéticamente excelentes y no requieren una gran preparación del diente, y por ende son tratamientos más conservadores. Tienen una gran duración y los resultados se obtienen en 2 o 3 sesiones.


PREGUNTAS FRECUENTES

A diferencia de lo que muchos piensan las carillas no solamente están indicadas para aquellos pacientes que presenten manchas dentales, puesto que estamos ante una alternativa ideal para resolver todo tipo de situaciones tales como espacios interdentales, desalineación o apiñamiento dental
Se estima que la duración aproximada, en el caso de las carillas de porcelana, oscila entre los 15 y 20 años.
Si bien es cierto que estamos ante una intervención muy sencilla e indolora hay que saber que no todos los pacientes podrán aprovecharse de las ventajas de estas láminas. Como ejemplo podemos hablar de aquellas personas que presenten un excesivo desgaste del esmalte, apiñamientos dentales severos o un caso de diastema demasiado acentuado. En estos casos la carilla dental no será una solución efectiva a la hora de corregir sus problemas y tendrán que recurrir a otros tratamientos dentales, siendo el especialista el que se encargará de hacer un estudio previo al paciente para dictaminar si son las carillas dentales la opción más adecuada.
Tallar el esmalte es un proceso previo a la colocación de las carillas de porcelana y que se lleva a cabo para preparar al diente natural. Estamos hablando de un tallado mínimo y que no afectará a la anatomía del diente.
No, es muy poco frecuente. En caso de rotura o pérdida deberíamos ir al especialista para que nos diseñara una nueva y seguidamente la cementaría en el diente. Por otra parte si únicamente se ha despegado sería suficiente con volver a cementar la carilla en el esmalte dental.
No, estamos ante una de las intervenciones más sencillas e indoloras que encontramos dentro del sector de la Odontología. Se lleva a cabo sin necesidad de aplicar anestesia local, que solamente se utilizará en algunos casos durante el tallado dental.