Prótesis Dentales

Una prótesis dental es un elemento artificial destinado a restaurar la anatomía de una o varias piezas dentarias, restaurando también la relación entre los maxilares, a la vez que devuelve la dimensión vertical, y repone los dientes. Están destinadas a devolver los dientes ausentes y así la capacidad de comer y sonreír de nuestros pacientes. Generalmente son de Acrílico, pudiendo tener refuerzos de metal. Pueden ser totales o completas en caso de no tener ningún diente, o parciales en caso de faltar algunos dientes solamente.


PREGUNTAS FRECUENTES

Una prótesis dental es un elemento artificial destinado a restaurar la anatomía de una o varias piezas dentarias, restaurando también la relación entre los maxilares, a la vez que devuelve la dimensión vertical, y repone los dientes.
Las prótesis removibles son más sencillas y también pueden resultar más económicas y cómodas que los implantes dentales. No obstante muchos profesionales afirman que la opción más segura, duradera y cómoda en caso de pérdida dental es aplicar un implante. La clave está en las necesidades específicas de cada paciente. Así, en función de cada caso será preferible optar por un tratamiento u otro.
Aunque no se trate de un tratamiento quirúrgico, cabe recordar que las prótesis parciales removibles deben confeccionarse de forma personalizada, y eso lleva un tiempo. Por lo general, la media son unas cuatro visitas, lo que se traduce aproximadamente de dos a seis semanas. No obstante, en algunos casos con tan solo dos visitas ya están confeccionadas y listas para llevar.
Depende del caso, pero en general sí. No obstante las prótesis completas inferiores son menos estables que las superiores. Esto es debido a que en esa zona hay una menor cantidad de superficie maxilar, por lo que la prótesis puede no quedar tan sujeta y, además, también hay tejidos móviles que pueden afectar la estabilidad del dispositivo. Sin embargo, ante una situación con estas características es preciso revisar si se está aplicando el adhesivo correctamente o cambiar de material. En la mayoría de casos una mala fijación se debe a una mala colocación del adhesivo.
No debería ser lo habitual. En la Clínica trabajamos con adhesivos que no comprometen la salud bucodental de los pacientes.
Las prótesis removibles no están diseñadas para llevarlas cuando el paciente está durmiendo. De hecho lo mejor es dejar que cada noche las encías reposen de la presión que ejercen las prótesis dentales removibles. Durante los primeros días es aconsejable dormir con las prótesis puestas ya que forma parte del proceso de adaptación. Pero una vez pasado este periodo es mejor retirar las prótesis para evitar la sobrecarga de los tejidos y posibles infecciones. Lo más recomendado por las noches es dejarlas reposando en un vaso con agua.
Durante los primeros días, es posible que te cueste pronunciar determinados fonemas y palabras concretas. No obstante, una vez hayas pasado esta primera fase, los aparatos mejoran la calidad de tu habla. De hecho, la pronunciación siempre es peor cuando faltan los dientes.